22 de octubre de 2014

¿Corazones invertidos?

XISTEN animales o parte de ellos que se asocian a valores negativos y por eso se crea resistencia a adoptar una de esas figuras animales para un escudo de armas personal. A alguien rudo, incivil o bruto se le llama burro. ¡Los egipcios ya utilizaban la cabeza de burro para significar ignorancia!

Escudo de unos Zeppelin.
La realidad de ese animal es diferente, ¿pero quien va a adoptar un burro para su escudo de armas?. Igual, por ejemplo, pasa con el cerdo. Alguien sucio, grosero o ruín es un cerdo. ¿Quién se atrevería a ponerse esa figura aninal?. El cerdo es un atribugo hagiográfico de san Antonio, no debería ser tan raro de ver en un escudo de un religioso.

Escudo de los condes de Veringen.

Escudo del antiguo municipio alemán de Niederspier.
¿Y los cuernos? ¿quién se va a arriesgar a la mofa por ser cornudo. Todo esto es cultural, poco racional. En otros lares, donde los cuernos no tienen esa connotación asociada a la infedilidad, los cuernos se muestran sin problema, como por ejemplo en la heráldica germánica.

De la misma forma que hay figuras animales que cuesta verlas, hay partes del cuerpo humano que también van a ser difíciles de ver. Aún así, las hay. Recordar el escudo de István Várallyay:

Escudo de István Várallyay.
Los testículos como carga heráldica existen. Existen como armas parlantes en el escudo de Bartolomeo Colleoni, un italiano perteneciente a la nobleza urbana que hizo labores de mercenario al servicio de las ciudades-estado de aquel entonces. Era lo que se conoce un condotiero. Este es su escudo de armas:
Troncato di argento e di rosso a tre paia di testicoli, dall'uno all'altro.
Traducción de estas armas tan cojonudas:
Cortado de plata y gules, tres pares de testículos del uno al otro.
Escudo de Bartolomeo Colleoni. Cortado de plata y gules, tres pares de testículos del uno al otro.
Va bien recordar la diferencia entre del uno al otro y del uno en el otro. Un lector que descubrió el blog poco antes de vacaciones, firmante como Soliloco, me comentó en uno de sus comentarios la existencia de esta figura y de su alteración. Estas armas y otras derivadas de esta familia llamada Colleoni o Coglioni a veces se han descrito como corazones invertidos. ¿Pudor, recato o ignorancia? desconozco el motivo de tal blasonamiento. No creo que llegue a ser una alteración, ya que sigen siendo testículos. Desconozco como se dice cojón en italiano, pero en catalán suena muy parecido al nombre del apellido. Vuelvo a decir que se trata de armas parlantes.

Escudo de Bartolomeo Colleoni. Cortado de plata y gules, tres pares de testículos del uno al otro.
La alteración o más bien error en su descripción quizá venga por la forma en la que a veces se han representado esos testículos heráldicos, evidentemente con un gran parecido a un corazón invertido, o sea, ranversado.

P.D. Envío un saludo cordial al lector con nombre de usuario Soliloco. Agradezco la interacción con el blog cuando se debate y se realizan aportaciones que considero muy positivas. 

Entradas relacionadas
  1. La lengua en heráldica.
  2. Los ojos.
  3. El escudo de armas de Marco Polo.
Ir a...