12 de marzo de 2015

Orejado

AY elefantes en Asia y África. Me refiero a que habitan en esos continentes de forma natural. En Barcelona hay dos o tres enjaulados en el zoo, pero me dan mucha pena. Los elefantes son los mamíferos terrestres más grandes. Han evolucionado de forma que su cuerpo se ha adaptado a su tamaño y a su hábitat. Desarrollaron la trompa para poder beber agua sin tener agacharse. Para desplazarse soportando todo su peso tienen unos huesos muy densos y colocados en una forma especial, además disponen de un amortiguador en la base de su pie. Para aliviar el asfixiante calor del lugar donde viven disponen de radiadores naturales en las orejas. Los elefantes de África tienen las orejas más grandes que los de Asia porque deben soportar más calor.


Se estima que los elefantes tienen más o menos 360 litros de sangre corriendo por sus venas y arterias y que en 20 minutos son capaces de refrigerar todo ese volumen gracias a sus orejas. Hoy no vengo a hablar de elefantes, hoy vengo a hablar de orejas. Las orejas como tales ya se han visto en este plúmbeo blog:

De oro, una oreja de gules.
Tampoco vengo a hablar de la oreja como figura. Vengo a hablar del atributo para designar el esmalte de una figura cuando sus orejas van de otro esmalte diferente. Las conchas o veneras que tienen las orejas de un esmalte distinto a la del resto de la figura debe informar de ello mediante la voz heráldica orejado (CAT orellat). Os dejo un ejemplo:
De azur, una venera de plata orejada de gules.
De azur, una venera de plata orejada de gules.
Este palabro también puede venir acompañado de la figura del delfín. Los delfines no tienen orejas para fuera como nosotros, ellos, supongo que por hidrodinámica, tienen unos orificios detrás de los ojos, vamos, como nosotros, pero solo el agujerito. Si se quiere designar que es de otro esmalte, lo diremos gracias al orejado.
De azur, tres delfínes de plata nadando, orejados de gules y colocados en palo.

De azur, tres delfínes de plata orejados de gules colocados en palo.
Es curioso que en dos glosarios en castellano hablan del orejado para las veneras y los delfines. En cambio, un glosario en catalán habla genéricamente explicando que sirve para designar el esmalte de las orejas cuando es distinto al esmalte de la figura y creo que así debe ser si estamos ante otra figura distinta a la venera y el delfín.

De azur, un mamut de plata orejado de gules.
Un yo orejado de gules sería una descripción heráldica propia para explicarme a mi después de atender telefónicamente a un cliente pesado. ¡Si es que hay cada uno!.

Entradas relacionadas
  1. Orejas
  2. Delfín pasmado.
  3. El defendido.
Ir a...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.