10 de diciembre de 2014

Barras y fajas

N una entrada anterior donde hablaba sobre cosas dije que la barra y la faja fueron lo mismo. La palabra cosas era utilizada como el término técnico específico de aquella época durante el siglo XV utilizado para referirse a lo que hoy llamamos piezas. Clément Prinsault le llamo "choses" y Diego de Valera lo tradujo como "cosas". Particularmente me gusta más llamarle "piezas".

De plata, una faja de púrpura.
Durante aquella entrada sobre las "choses" dije:
Fesse. Ahora le llamamos faja. Antiguamente le llamaban faja y también barra. Ahora cuando hablamos de barra tenemos otro concepto, pero al inicio de la heráldica no era sí.
Los más antiguos armoriales, como los de Garci Alonso de Torres, consideran la barra ( FRA barre) como un mero sinónimo de faja. La barra estaba dispuesta de forma horizontal hasta los inicios del siglo XVI. Según Martí de Riquer en la segunda mitad del siglo XVI los heraldistas aumentaron el número de piezas.

De gules, una barra de oro.
En 1588 ya aparece la barra como una pieza distinta a la faja y con la disposición que hoy conocemos, o sea, una banda invertida o ranversada. Aparece publicada en una obra de P. Ménestrier titulada La méthode du blason. Desde entonces la barra es una pieza principal y se asocia a la bastardía. En realidad en España es rarísimo encontrar un escudo con signos de bastardía. Así que si en España veis un escudo con una barra, no penséis que su portador era un hijo ilegítimo.

Entradas relacionadas
  1. Bordura y orla, sinónimos hasta el siglo XVII.
  2. Las nueve piezas honorables o principales iniciales.
  3. Bandas, barras, cruces y aspas.
  4. León rosa.
Ir a...

2 comentarios:

  1. Al parecer en una época, ser el bastardo de un noble no era tan malo, por algo se habrán tomado el tiempo de crear diferencias como esas y en el yelmo del timbre, si mal no recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En teoria se hicieron sí, pero en la práctica no conozco ningún caso.

      Eliminar

El comentario será bienvenido siempre y cuando respete las normas básicas de educación.